RELOJ VACIO

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

I

Las últimas palabras espían el final. Me gustaría, ahora, contemplar el pasado y componer mis rostros descompuestos.

La máscara postrera será la de la muerte. Sembraré árbol de sueños para esperar su fruto y una piedra verónica donde tatuar mi miedo. Se cansaron mis pies con las distancias y huyen mis cielos como barcos sin ancla.

II

Pero tú, pero yo, pero nosotros, llevamos la eternidad tomados de la mano. Pagamos con paisajes nuestra entrada al silencio.

Ya no cabe en el pecho el corazón dolido.

Sólo tú -vocación de Penélope- tejes con lejanías mi regreso. Las manecillas insomnes del reloj gritan que el tiempo ha naufragado, es el tamo de las lágrimas secas que envuelven un lucero que pende de la estrella mayor.

III

El reloj esconde nuestras penas y el silencio reclama gritos nuevos, canosos los remos y arrugados los viajes con lo que pudo ser, sin haber sido. Nuestros pasos regresan, fatigados, la luna no lo ignora y nos presta su luz, pero ya no podremos reiniciar el camino…

Ya Jesucristo abandonó la cena

y se fue por mi fe camino adentro.