INVIERNO

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

Estar, después de todo, es asistir al goce de las cosas: Llegar al concilio de paisajes. Estar aquí es la victoria de la marcha que cruzó este valle de espinas sin sangrarse demasiado. Estar, invierno, es mantener en alto la promesa y reiniciar la obra envejecida.

Estar, invierno, es estrenar las alas apenas encontradas y esperar la esperanza perfecta, la que no espera nada, la que soñamos todos: ser espiga de auroras. La soledad entonces será habitación deshabitada y a pesar de los años transcurridos gritar: ¡Estoy, invierno, estoy!