TIBURONAS ROJAS 20 AÑOS DESPUÉS.

De la Redacción Época N.M.

El 2020, ha sido un año donde claramente pudiera pensarse que no existe nada que deba conservarse en el recuerdo.

Son embargo, hay hechos que no pueden marginarse de la mente aun en estos tiempos de pandemia.

La historia de las auténticas Tiburonas Rojas, como tal, este dos de noviembre  alcanza los 20 años.

Si,  en esa fecha,  solo que en el año 2000 se dio la transición de lo que era el Jalapa, Futbol Club, nacido  en el primer tercio de los años 80 del siglo pasado,  un puñado de chicas  en un periodo   de cambio, vinieron a configurar la evolución.

El antiguo plantel, tuvo logros importantes, fue la base  de los campeones  nacionales   de 1990, 1994, dentro del llamado soccer. En esos  años  se dieron también   los dos títulos nacionales,  únicos que Veracruz ha ganado  en la disciplina de Futbol Rápido,  en lo que a la categoría mayor se refiere.

Nacieron Tiburoncitas Rojas, convirtiéndose  a partir de 2003, en base de muchas selecciones de Veracruz, que hasta el 2014  generaron medallas  con el concurso de padres, diversos entrenadores  y el aditivo  de otros  conjuntos, motivo por  el cual a su gerencia del entonces  gobernador  de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán,  pasaron a ser Tiburonas Rojas, con el cual  se internacionalizaron.

El futbol sala, el futbol 7,  el mismo futbol rápido y por supuesto el soccer les permitieron transitar  por toda la República y aun en países como Costa Rica y Colombia.

Torneos  como la copa Telmex,  las convirtieron en protagonistas  constantes,  así como de la llamada liga mayor  y de la considerada  liga premier,  todos ellos  campeonatos de corte nacional y de alto nivel.

Muchas de las jugadoras  pasaron por sus filas, hoy trascienden todavía en varios  planteles  del futbol profesional.

Vendrán nuevos tiempos,  las nuevas generaciones  hoy tienen otra forma de pensar, pero aquellos grupos,  de las auténticas Tiburonas Rojas,  trasmiten su mística  a quienes   vengan a vestir  sus colores.

Esto nos lleva  a pensar,  el filtro  seguirá permitiendo  una adecuada selección.

Nombrar a los técnicos, jugadoras, padres de familia, autoridades gubernamentales   y el importantísimo aporte de los medios de comunicación, que en su momento han apoyado el proyecto, seguramente  dejaría  fuera   a muchas y muchos.

Pero   la memoria no podrá borrar los encuentros  contra selecciones nacionales de México, de Venezuela de Belice y los  triunfos de Centro y Sudamérica.

En la imaginaria,  las playeras  de las verdaderas escualas llevan en el hombro  un moño negro  en estos tiempos de luto  pero con la esperanza  de un futuro mejor.

Comparte este artículo....