SI TAN SÓLO FUÉSEMOS…

POR: TEODORO COUTTOLENC

 

Hemos vivido de nostalgias.

Anhelábamos quemar las alas

en el ara de los héroes.

Comprender la Nación en un poema

igual que López Velarde.

 

Hoy ansiamos reflejarnos

nada más en los ejemplos.

Ser como Hidalgo y Morelos,

Padre y Siervo de la Patria;

tener la reciedumbre de Benito

y la campirana pureza de Zapata.

 

¿Y si tan sólo estuviésemos locos

como aquellos dos “sublimes insensatos”?

¿Como el que en la Cruz

de su Pasión y de su Muerte

pagó por redimir nuestros pecados;

 

O como el caballero de espada y lanza

expulsado y ajeno de su tiempo,

reivindicador de honras y de glorias,

eternal deshacedor de entuertos?

 

En el nombre de aquél

a cuyo título hacéis infamia:

¿Y si tan sólo fuésemos

el orate y ambicioso

Gobernador de Barataria?