SI LOS NIÑOS…

POR: TEODORO COUTTOLENC

(In Memoriam)

 

Si los niños alcanzaran los luceros con sus manitas húmedas

por las lluvias de estrellas y por el mar del cielo,

te los regalarían enteros para hacerte feliz…

 

Si los niños pudieran entregarte las páginas de sus sonrisas claras

para que tus sueños se impregnen de alegrías que te llenen la vida,

contentos te las darían sin algún otro fin…

 

Si los niños supieran que sus fantasías -truncas y sin alas-

purifican tu genio, portando imaginarios cascos de astronauta,

junto con el espíritu del universo y mil ciudades espaciales,

te obsequiarían las naves que en sus mentes surcan majestuosas las galaxias…

 

Si los niños adivinaran que sus cantos enternecen tu estro,

con todo el corazón y sentimientos у te regalarían su voz

y sus arpegios para dulcificar tu ánima…

 

Si los niños de la calle, a los que una moneda niegas,

supieran cuánto necesitas alimento, olvidando sus andrajos

e imaginándose príncipes que jamás tuvieron hambre,

calzando unos mágicos zapatos, tenderían a tus pies los más ricos manjares…

 

Si esos niños fuesen uno con los de casa sólo por ti, para ti solo

velarían las madrugadas, y arrullarían tus esperanzas;

las harían vibrar en cada astro y en todos los planetas

desde el confín del cosmos inefable hasta la pequeñez del sol y de la Tierra.