SEMBLANZA DE UN GATO LIBERTARIO

POR: JOSE MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

En los tendederos, junto con la ropa, después de la lluvia, se secan los gatos, como pañuelos misteriosos.

Cada gato es el espía tenaz del minuto que se nos está huyendo. Aquí en su azotea subsiste el comunismo de su soledad. 

El gato no tolera ser esclavo, pero tampoco le gustaría ser amo. Trae la libertad, como guante en su corazón.

La azotea es el amplio refugio de las uñas subversivas de los gatos que prefieren existir sin historia. 

Cada gato es un yo dueño de sus espacios y vive sin ayeres ni mañanas, ronroneando horizontes.

Es un cofrade del misterio y la magia mi gato libertario.