REMORDIMIENTO DE LA NOCHE

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

La noche, subconsciencia del día, donde se guardan los muebles viejos de la luz, los vestidos estropeados por las horas y las muletas sucias con que el reloj camina.

Aquí están las cartas mal escritas, los poemas enfermos, la sabiduría fraudulenta, los luceros que no crecieron del tamaño de la estrella, las iglesias cerradas por balance y el remate de los partidos falsos.

Las rosas que se dieron de baja y también las palomas, pésimas diplomáticas, ahora ya son soldados con su fusil al hombro.

Aquí sólo queda un remate de alas; águilas ciegas en cárcel, enjauladas.

Aquí esqueletos de niños fusilados. Hay cuadernos de angustia y se asoman caritas por cristales oscuros, para ver si esperando retorna el Hombre Libre. La espera desespera en busca de esperanzas.

Aquí, arrinconados: «el todavía no», el «cómo llegas tarde», el «no», el «quizás» el «nunca» y el «todavía» en un disfraz ridículo.

La noche, subconsciencia de la luz, dio vuelta a la esquina y clausuró las horas, dobló el horizonte y cerró los balcones…

Sólo quedó el asalto a lo imposible,

las paredes,

los silencios, la esperanza…