ColumnasEstatal

PASIÓN OCULTA

POR: TEODORO COUTTOLENC

(In Memoriam)

Inmensidad del éter, vastedad dinámica poblada por mudos cuerpos celestes, llena de susurros, sin caridad para mi pequeñez.

Allí debes permanecer oculta oh, pasión que el corazón proclama. En el silencio de su voz el yermo responde con aridez a mi insistencia.

En la mala hora sobrecarga la soledad su lobreguez, busca recuperar su savia oh, pena que debe ser soterrada.

Loca sed que me trastorna, mi ansiedad por sus guaridas húmedas es el hambre infernal que la persigue; peregrina al fin, su pasión extraña y rara se reserva y se guarda.

Amor sin tiempo, ni distancia, acércate más a mí, acércate sólo para cumplir la dicha de alcanzarla y saborear -por una sola vez- su miel,

el calor y los perfumes que por sus poros resuma.

Por una única vez… sólo por una.

Comparte si te ha gustado