Nuevas administraciones y servidores públicos para el estado de Veracruz.

Por Omar Avelizapa Moreno

Este 1 de enero del presente año, en los 212 municipios de nuestro bello estado de Veracruz, iniciaron labores las nuevas administraciones municipales, tanto ediles, personal de confianza como sindicalizados, dando esperanza al pueblo.

La mayoría de los ciudadanos esperan mejoras en sus localidades en especial en infraestructura pública entre otras, dando la confianza a muchos de ellos que no han estado en una administración pública.

Pero no todo es color de rosa, algunos Ayuntamientos las administraciones anteriores, dejaron adeudos, laudos y muchos se llevaron hasta los muebles indispensable de oficina, hasta documentos básicos para iniciar una administración.

En estos casos los nuevos alcaldes y ediles deben de hacer lo propio, si hubo irregularidades, deben hacer las denuncias pertinentes ante las autoridades correspondientes y no solo hacer declaraciones en los medios de comunicación, ya que son asuntos administrativos que se vuelven judiciales y que se supone hubo responsabilidad de quien lo ejecutó y/o dio la orden.

De lo antes mencionado existen Leyes de responsabilidad administrativa de servidores públicos, tanto federal como estatal, por eso es muy importante llevar a cabo una buena administración publica en todo sentido, ya que sabemos de casos de ex servidores públicos que se encuentran fugitivos y otros   en cárceles por no llevar una buena administración pública.

Por eso no es llegar nada más al cargo por llegar, se tiene que tener vocación de servicio, ética profesional, estudios y experiencia para dar un buen servicio al pueblo, le llamaríamos (la nueva Gobernanza) la nueva forma de Gobernar. Y si fuera el caso buscar a las personas idóneas para los diferentes cargos de confianza, de la misma manera buscar a los asesores adecuados y no a los amigos o familiares que en muchos casos saben hasta menos que el edil.

Ya para finalizar estas líneas, ojalá y los nuevos ediles no caigan como en el pasado de darles empleo a sus familiares o compadres, para no seguir con el nepotismo que regularmente seda en los H. Ayuntamientos.