NUESTRAS PALABRAS

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

En la edad de las pasiones mozas teníamos un millón de palabras.

En las noches, ya en calma, las íbamos sacando, palabras a colores, soñadoras, del interior del alma.

Eran rosas, azules o moradas, rubíes, zafiros, esmeraldas.

Fueron palabras de libros y leyendas, de cuentos y poemas, galaxias de palabras.

Pero al pasar el tiempo, cuando en la voz ya brillan las primeras canas, son escasas, escasas, las palabras.

Si sembramos amorosas palabras

-cuando jóvenes-

ahora, al árbol ya crecido a mitad de la casa, lo adornan palabras pequeñitas de amor y de ternura.