LOS CONTRARIOS

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

Tenemos a la mano la vida y la muerte -hermanas gemelas-; la aurora y el crepúsculo -hermanos que no se aman- unidos por el cordón umbilical del cielo.

Es recomendable a la juventud reconciliar la vida con la muerte. Vivir y simultáneamente estar muriendo y principiar a familiarizarse con la muerte.

Vale decir: entrar y salir modestamente orgulloso, indistintamente, por una o por otra puerta.

Tanto nos hemos familiarizado que estamos esperando el último crepúsculo.