LA SOCIEDAD SILENCIOSA

POR TEODORO COUTTOLENC

 

Todo alrededor está en silencio.

Me miro. No necesito espejo para hacerlo.

Yo… Y todos, con miedo

De lo que está ocurriendo

En este mundo en que vivimos.

Con temor de cada pinche balacera

Que en alguna calle

De todas las zonas o colonias

Se desata y estremece a cualquiera,

Por muy macho que sea.

En un instante es un infierno

El sumidero,

El mismo centro,

Jardines de Xalapa

O las grandes avenidas

Con dos o tres muertos balaceados.

Nada importa si dicen

Que son de los inmortales o en verdad se trata

De jóvenes que nada

Tienen que ver

Con las drogas o con su trasiego.

¿cuántos están limpios y cuántos no?

Llegar a que nadie quiera hablar,

Ni escribir, ni publicar

En esta sociedad silenciosa.

Desgarra el sentimiento

Ver familias sufriendo el duelo

Que nadie quiere vivir.

Pero no se trata de atacarlos:

Respetamos su vida igual

Que la de nosotros.

Busquemos soluciones educacionales,

O mejorías económicas para todos;

Que cualquiera participe con empleos

Que sean bien remunerados,

Para levantar la economía

Sobre los que nos han defraudado.

Éstos son los delincuentes verdaderos

Los que enseñan la risa en el rostro,

Posan para fotos y películas

Y se presentan para los cargos políticos.