LA CANTINA DEL GALLO NEURASTÉNICO

Por: José Muñoz Cota

(In Memoriam)

Hay un aviso que advierte:

Esta academia no es apta para intelectuales.

Se prohíbe la entrada a Octavio Paz

y surrealistas que lo acompañan.

Aquí las malas palabras adquieren el color

del mezcal que se consume.

Dime qué licores bebes y te diré

el horóscopo de tus crudas.

Imprudentes, nos reitera el reloj:

todo está bien mientras no se pone peor.

Hay que tomar, antes de que se inicie

la telenovela de la copa vacía, y reine el maleficio.

Pero hay días, largos días,

en que muere la botella,

días en que somos tan brútidos, tan brútidos…

Era un gallo neurasténico el que le cantó a San Pedro.