HOMBRE OBEDIENTE

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

¿Quién fue el primer rebelde? ¿Fue Luzbel? ¿Fue Caín? ¿Es Prometeo?

Y, ¿qué es un hombre rebelde? ¿Qué es la rebeldía? ¿Rebeldía contra quien, contra qué?

Se es rebelde porque se adquiere, de pronto, conciencia del propio valor disminuido sistemáticamente por la ciega obediencia.

Porque se rompe la pasividad de la sumisión frente a una fuerza extrapersonal y el individuo, de pronto, recuerda que es varón nacido con la libertad en el costado izquierdo.

Se es rebelde en el minuto en que se interrumpe la justicia y se reencuentran los atributos naturales de la hombría, que no tolera convertirse en amo o en esclavo.

En la entraña de la rebeldía está el concepto de la dignidad humana.

El hombre se rebela contra el designio de los dioses que exigen obediencia a los mortales como retribución por haberlos creado; rebelde contra los privilegios en el reparto desigual, mientras todo lo disfruta uno u nada es el tesoro de los otros, sin encontrar una causa lógica que intente justificar la discriminación que predispone a la violencia; rebelde contra los dictadores, ebrios de poder, ciegos a les acechanzas que el propio poder multiplica.