HAY DIAS TAN BREVES

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

Anda metido en angustias porque quiere escribir un libro y no puede. Las palabras no toleran amos, ni dueños, ni dioses. Se rebelan, desertan. Es posible hallarlas en las azoteas, compañeras de los gatos, anarquistas por nacimiento.

Me digo: ¿Un libro más, por perfecto que sea, qué importa al mundo? Ni unidos los ojos de la humanidad podrían conocer las corrientes del agua impresa.

No ganaríamos gran cosa si nos fuera dable conocer y adueñarnos, íntegramente, del conjunto de  volúmenes que nos incitan.

¿Quién será el hombre que ha devorado más bibliotecas en el mundo? No será el más feliz de los mortales y menos el más sabio. ¡Viva la santa ignorancia!