Fidel Herrera Beltrán pese a las adversidades, sacó adelante a Veracruz.

*** El entonces gobernador supo salir avante no obstante los problemas, y ahora se recupera de un derrame cerebral.

Fidel Herrera Beltrán, el exgobernador priísta de Veracruz de 2004 a 2010, fue hospitalizado de emergencia el jueves por la noche tras sufrir un derrame cerebral. Y de inmediato, se desataron los comentarios en redes sociales, por lo que su familia desmintió que hubiera fallecido e informó que está en franca recuperación.

Vale anotar que, a su paso como mandatario estatal, al ser del PRI y gobernar el país un Presidente emanado del PAN –Felipe Calderón–, no todo fue miel sobre hojuelas y hubo momentos muy difíciles.

Sin embargo, “el estado dejó de ser un problema para México y se convirtió en una solución”, señaló el entonces gobernador en 2010, en el acto de su último Informe de Gobierno.

En ese marco, se comunicó que dejaba a la entidad con deudas saldadas y 6 mil 500 millones de pesos en las arcas públicas, con paz en la entidad y un sano crecimiento económico.

Herrera Beltrán aseguró que dejaba el cargo con la frente en alto, y con la emergencia -provocada por fenómenos meteorológicos- totalmente superada.

Esa aseveración llevó dedicatoria, pues vale recordar que el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa escatimó los recursos federales a Veracruz en el rubro de desastres naturales, pero pese al castigo, la entidad salió avante de la mano del gobernador.

El mismo Fidel Herrera fue reconocido por marcar la pauta en materia financiera y desarrollo social, de tal manera que transfirió el poder de una entidad en marcha, boyante y con paz social, donde se le dio privilegio a la libertad, pluralidad y diversidad con instituciones democráticas y libres.

En ese mismo Informe de Gobierno –el último de su gestión–, Herrera Beltrán aseguró que dejaba deudas saldadas con los proveedores y contratistas de la entidad, ello por los amagos de organismos empresariales de presentar demandas judiciales, situación que no se dio, y aseguró dejar una reserva de 6 mil 500 millones de pesos.

“Puedo salir con las manos limpias y la frente en alto. Cumplí la tarea y me voy orgulloso”, aseguró, y dijo que se marchaba con la satisfacción de haber cumplido su deber, pues se hizo más de lo que prometió y, a pesar de las adversidades, “Veracruz volvió a crecer”.

“Hoy concluye en los hechos una administración que buscó gobernar cerca de los veracruzanos, como ellos lo reclamaban, para dar resultados, poder salir con las manos limpias, la frente en alto y reinsertarse en el lugar de donde salieron todos sus integrantes, con la certeza de haber hecho su mejor esfuerzo”, finalizó su mensaje Herrera Beltrán.

SUS LOGROS COMO GOBERNADOR

Uno de los avances que tuvo a su paso como gobernador de la entidad, fue el proceso instrumentado para bursatilizar el impuesto sobre la tenencia o uso vehicular, que a la postre permitió afrontar deudas recibidas en 2004, e impulsar obras de desarrollo social y combatir la desindustrialización que padecía la entidad y que estaba orillando a los veracruzanos a la migración, a vivir de remesas y el ambulantaje.

Un logro más fue en el ramo de las inversiones públicas y privadas en infraestructura, que ascendieron a 70 mil millones de pesos y 11 mil millones de dólares, respectivamente, lo que permitió edificar 500 mil viviendas de interés social y la construcción de 1 mil 57 puentes, así como escuelas, hospitales, libramientos, complejos turísticos y carreteras, y de la creación de 750 mil empleos en su sexenio. En materia educativa, sobresalió el apoyo a 700 mil estudiantes con becas.

ZONA CASTIGADA POR HURACANES

De igual forma, en el periodo de Fidel Herrera, en Veracruz sobresalió la atención y recuperación de los más de 150 municipios que fueron castigados por el huracán Karl y por un sinnúmero de tormentas tropicales que desbordaron ríos e inundaron municipios, como Tlacotalpan, considerado patrimonio cultural de la humanidad.

Y es que, en ese sexenio, de 2004 a 2010, la entidad sufrió los embates del mayor número de desastres naturales desde su fundación, pero salió adelante.

Prueba de ello es Tlacotalpan, que a pocos días del azote de la naturaleza, que la dejó devastada, ya estaba restaurada y recibiendo a miles de turistas.

Pese al olvido y castigo del entonces presidente Felipe Calderón, que no liberó los suficientes fondos federales para atender los desastres naturales, Fidel Herrera supo salir avante y darles solución a los problemas.

Por ello los veracruzanos, en su mayoría, recuerdan con afecto a su gobernador Fidel Herrera Beltrán, quien vio por su bienestar.

(Con información de Ángel Metropolitano)