ESTAR ENAMORADO

POR: TEODORO COUTTOLENC

(IN MEMORIAM)

 

Escribes que estar enamorado es sufrir y no tener sosiego,

que tan sólo el profundo dolor es el significado de lo que el corazón alienta

¡pobrecita de ti! Es que has vivido mucho y esa es tu tragedia.

 

¿Sabes? Estar enamorado es compartir con los desamparados el anhelo de vivir,

sentirse unido en un solo palpitar al universo; es tener del Nazareno

la pasión, la piedad y la herida; con afanes limpios creer en la palabra y en el nombre ajenos, pensar con sobriedad en la vida como se sueña la dulce concepción de un hijo.

 

Estar enamorado es acumular cada uno de nuestros días en una sola historia

para contarla en apacibles tardes con velas y café…

 

Es olvidar los años, cancelar el temor a las arrugas las canas y los nervios…

Es decir tonterías que acaricien al ser querido y sean cosas bonitas en nuestro propio oído.

 

Es hablar con verdad sin sentir amargura, hasta pequeñas mentiras que no hieran

ni maltraten nunca como todas esas lágrimas que provoca la dicha;

es volver a construir con afán semejante al del niño que mira los castillos gigantes

que dibujan las nubes…

 

Estar enamorado es olvidar las palabras, distancia, ausencia y lejanía;

y también el amar, es volver a mirarte y asomarme a tus ojos, ver en ellos el mundo

la dimensión del cosmos, la esencia de los siglos, el súmmum de la ciencia,

el origen de la vida, la verdad de la alquimia…

 

Amarte, es esperar que me mires «<… taladrado en el hilo…>>

Inundarme de dicha y entregártelo todo para ser más dichoso;

es vivir sin temores y enfrentar los arcanos de la muerte, tranquilo…