ESPERAN CITRICULTORES  MEJOR PRESUPUESTO DEL GOBIERNO EN 2022.

*** Confían en la SADER para reactivar cadenas productivas: César Cortés
César Cortés Bello, Presidente del Sistema Producto Limón Persa.

Veracruz, Ver.- Cicritultores de 11 estados del país demandan la reactivación de su cadena productiva y del sector primario, en la ampliación presupuestal de la Secretaría federal de Agricultura, para el 2022, en vinculación directa con los 32 Sistema Producto que generan tractores para la economía regional y nacional con la producción y abasto al mercado interno y las exportaciones, sostuvo el Presidente del Sistema Producto Limón Persa, César Cortés Bello.

En entrevista, dijo que una reunión reciente con el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), Víctor Manuel Villalobos Arámbula, la dependencia analiza la ampliación del presupuesto para el sector productivo a través de los productores integrados a las cadenas de economía reales que le apuestan y confían en el gobierno de la transformación.

Dijo que, tan solo en el Limón Persa existen más de 35 mil productores en más de 100 mil hectáreas y generan dos millones de toneladas al año de las cuales se exporta el 60 por ciento y en total aportan seis mil 500 millones de pesos a la economía de México cada año, explicó Cortes Bello.

Expresó la confianza de los productores en el Plan Rector del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador y del Poder Legislativo para definir los proyectos y presupuestos estratégicos de atención al campo y fortalecer el sistema de producción primaria en el país.

“Coincidimos con nuestros amigos del Sistema Producto de Cítricos Dulces que dirige Antonio Soberanes Ferrer, para demandar el respaldo del gobierno con políticas que fortalezcan la producción, comercialización, la agroindustria, el mercado nacional y las exportaciones; en general toda la cadena productiva y de valor que significamos”, agregó.

Señaló que los citricultores piden la gobierno mantener con rigor las normas sanitarias y arancelarias con Centro y Sudamérica, ” no queremos convertirnos en un hospital de plagas, virus y bacterias como sucedió en el 2015 cuando se abrió de manera irresponsable la frontera sur a los cítricos”.