EL FUEGO

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

El fuego es un bailarín. Su vocación de danza, gira, salta, vuela; se columpia en el aire. Es una astilla luminosa el fuego que crepita; una luz en el espacio, una luz que llora, que canta, que se queja y luego se convierte en risa, donde ángeles y diablos bailan juntos.

El fuego es destructor, pero también construye. Furia de brujas y fantasmas. Cómo goza la memoria niña recordando los millones de chispas que nacían y morían en un instante.

Es un malabarista, un mago, un duende, un ángel, todo es el fuego.