DIARIO DESNUDO

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

Miedo de ver la palabra desnuda, sin hoja de parra. Miedo de leer el Génesis auténtico: Jehová midió con su corazón, la soledad del hombre y creó la misericordia de una sonrisa de mujer. Las manos femeninas son el alivio de Adán.

La mujer lleva en el costado izquierdo, condecoración de luz, el inicial llanto del alba.

Mujer que limpia la urdimbre de los árboles torcidos y ella les devuelve el compromiso de la parábola del Hijo Pródigo, y pone sus manteles blancos.

Alicia: Tú y yo nos hemos robado paisajes del cielo y de la tierra. Los ocultamos en las miradas, en la voz, y en los ademanes de la sangre.

Nadie imagina que atesoramos tanta riqueza.

¿Cuánto valdría ahora, en las subastas de Nueva York, el trozo de mar que tenemos quietecito en la sala de nuestra cabaña?

¿Cuánto ofrecerían por esta pequeña montaña tarahumara que trajimos de la sierra, de contrabando?

Somos alcancía de paisajes.