COLOR DE LOS CELOS

POR: TEODORO COUTTOLENC

(In Memoriam)

 

Hoy los enemigos verdes castigan mi cerebro,

al corazón, mis manos, el cuerpo todo;

me acaban con el verde color de los celos.

 

¡Ay, figura como dardo que en el corazón se clava!

Recuerda la hermosa tierra que bajo tus pies se ensancha.

 

No puedo concertar mundos ni realizar océanos,

si con la tierra y la luna en tu seno están guardados.

 

Yo sé de tus ataduras, tu pensamiento de albatros

en tus noches a la luna: o tus días al sol agreste

que nos requema hasta el alma.

 

Sólo con risas respondes por no devolver insultos

a quien dice que te ama, y conoce tu recato

¿Cuándo dará el amor frutos si ni siquiera lo plantas?

 

¿Por qué no aceptas, amor, el amor que se te ofrece?

¿Dónde están tus sentimientos? ¿Dónde las miradas frescas

que tus ojos regalaban? ¿Cómo he de pringarte el alma?

¿Cómo mancharé tu boca?

¿O besarte poro a poro para despringarte toda?