ÁRBOL DE SILENCIOS

POR: JOSÉ MUÑOZ COTA

(In Memoriam)

 

Desciendo de las palabras,

sobre las que estuve trepado muchos años,

tantos, que eché raíces en las letras

y he florecido en sílabas y frases.

 

Las palabras anclan en el silencio.

Una sola aguarda nuestra voz,

ansiosa de ser viajada,

en espera de una aventura,

pero el ímpetu ya no será igual,

porque regalamos las alas en propinas,

no podremos volar,

ni perseguir faroles

en las noches insomnes.

 

Mi juventud fue un lucero empeñado,

pescador sin fortuna

Que quiso pescar aquella catedral

sumergida en donde la memoria

extravió sus campanas.

 

Desde entonces camino sin estrellas,

con los bolsillos rotos

por donde se escaparon.

 

Los espejos rotos entierran las imágenes

mientras que el alba

está viajando hacia nosotros.