Acusan a elementos de la Fuerza Civil, por robar 150 mil pesos en retén.

*** Los uniformados detuvieron al joven Luciano N, con el argumento de no demostrar la procedencia lícita de 800 mil pesos en efectivo.

Xalapa, Ver. – Elementos de la Fuerza Civil fueron señalados de abuso de autoridad y robo, tras la detención de un joven empleado a quien lo interceptaron en un retén policiaco instalado sobre el bulevar Xalapa-Coatepec, cuando circulaba a bordo de una motocicleta procedente de una institución bancaria con el efectivo, para cubrir la nómina de una empresa constructora.

Los uniformados detuvieron al joven Luciano N, con el argumento de no demostrar la procedencia lícita de 800 mil pesos en efectivo, que encontraron en su poder, dinero que explicó recién había retirado de una institución bancaria, por instrucciones de la empresa constructora para la cual trabaja.

Justo en los momentos en que los elementos de la Fuerza Civil lo esposaban y golpeban, para subirlo a la batea de la patrulla número FC-1627 al lugar se presentó, Giovani Hernández, apoderado legal de la empresa para la cual labora y demostró con documentos la legal propiedad de los recursos.

Lejos de dejar en libertad al joven empleado y devolverles el dinero, los patrulleros detuvieron también al empresario, a quien amedrentaron con ponerlo a disposición de las autoridades por «ultrajes a la autoridad» ya que el apoderado legal tomó fotografías de la patrulla y cuando los policías le intentaron quitar el teléfono celular éste se negó a entregarlo suscitándose un intercambio de empujones con los elementos de la Fuerza Civil, quienes finalmente lo sometieron, esposaron y subieron también a la batea de la patrulla.

Ambos fueron trasladados al cuartel de San José, pero en el trayecto «desaparecieron» 150 mil pesos del total del dinero que llevaba el empleado.

De acuerdo a la declaración del apoderado legal cuando lo ingresaron a la barandilla, el responsable del departamento jurídico de la SSP comenzó a contar el dinero asegurado y para sorpresa de los detenidos, de los 800 mil pesos que llevaba el joven empleado solo aparecían 650 mil por lo que reclamaron el monto total del dinero que le quitaron minutos antes.

Ante el jurídico del cuartel de San José se presentó la documentación que acreditaba la lícita procedencia del dinero, fichas de retiro de unos minutos antes a la detención de la sucursal Banorte de Coatepec por la cantidad de 800 mil pesos, la lista de nómina de los empleados de la constructora para quienes iba destinado ese dinero, así como la cuenta bancaria de la que fueron retirados los recursos, nada fue aceptado por el jurídico quien ordenó la puesta a disposición del joven empleado ante la Fiscalía General de la República por «lavado de dinero» y lo que resulte responsable.

Al apoderado legal le dejaron en libertad, mismo que acudió ante la FGR para demostrar la ilícita actuación de los elementos policiacos estatales y pedir la acción de la justicia contra los mismos por abuso de autoridad, robo y lo que resulten responsables.