A QUE MAS ASPIRAR…

POR: TEODORO COUTTOLENC

 

¿A qué más he de aspirar,

sino a mirarte de lejos

y gritar en el silencio

los rondines del deseo;

aplacar la furia interna

con la bendita saudade

en las noches luminosas

donde los límites abren,

con expansiones de cielo,

las combas de tus dos senos;

cómo describir la gloria

 

que transmites con tu beso,

cómo el sabor hechicero

de tu saliva de fuego

cómo el goce desbordante

de tus orgasmos de incendio.

 

Sólo la furia inaudita

de tus caderas sin freno,

de tus cabellos eléctricos

y tus miradas de infierno.

 

Disfrutar tu placer quiero

cual si fuera un placer nuevo

perfumado con gardenias

con amapolas y rosas,

con paisajes centelleantes

y un verde de quinta esencia

coronado con violetas.