Inicia entrega de recursos del programa “La Escuela es Nuestra”.

*** Importante, no caer en el contratismo, alerta el delegado Manuel Huerta.

*** Tres mil 100 escuelas recibirán de 150 a 500 mil pesos, según la matrícula.

*** En puerta, segunda y tercera etapa del programa para el resto de planteles.

Por Redacción Época N.M.

Xalapa, Ver. – El delegado de Programas para el Desarrollo en el estado de Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, inició la entrega de tarjetas con la primera ministración de recursos del programa “La Escuela es Nuestra”  que en el estado de Veracruz beneficiará a miles de alumnos de tres mil 100 planteles de zonas indígenas donde se realizarán obras de rehabilitación de inmuebles, construcción de baños, aulas o bardas perimetrales.

Explicó que ahora será importante evitar el ‘contratismo’ con empresas que están al acecho de los proyectos y obras a alto costo, de lo cual deben estar muy alertas, y lo que más conviene es utilizar la mano de obra local, con los propios albañiles, carpinteros, pintores y toda clase de trabajadores de la comunidad. “El asunto es hacer rendir más el dinero”, apuntó.

Los recursos que reciben los Comités Escolares de Administración Participativa –formada por padres de familias, autoridades escolares y alumnos– provienen de fondos federales y estatales, y están en puerta una segunda y tercera etapa para ampliar el apoyo a las demás escuelas indígenas y a la totalidad de centros escolares de la entidad.

En un primer momento, cada comunidad escolar realizó asambleas y acordó la creación de los Comités Escolares, la realización de diagnósticos y los planes de trabajo para llevar a cabo las obras de mantenimiento y rehabilitación de infraestructura escolar, de acuerdo a las prioridades que consideren esas comunidades.

Huerta informó que el presupuesto asignado a este programa a nivel nacional es de 20 mil millones de pesos, cuyo componente de aportación es 50% la Federación y el otro 50% los gobiernos de los estados. Del total, a cada escuela le tocará en promedio de 150 mil a 500 mil pesos, de acuerdo a la matrícula escolar.

El funcionario destacó que uno de los aspectos sobresalientes del programa es el papel que las madres de familia tienen como Tesoreras, elegidas como tales en los Comités Escolares de Administración Participativa en el 99% de los casos, por su reconocida capacidad como administradoras de los recursos económicos.

La población objetivo de la primera etapa del programa son las escuelas que se encuentran primordialmente en comunidades indígenas y zonas de alta y muy alta marginación. Al mismo tiempo, el Delegado aclaró que ya se está planeando una segunda etapa para asegurar que ninguna escuela indígena quede fuera de estos beneficios, y una tercera etapa para abarcar a todas las escuelas.

Sobre la dinámica que se fomenta en el programa para las obras en las escuelas, el delegado Huerta dijo que la finalidad es ayudar a las economías regionales impulsando la economía desde abajo.

Comparte este artículo....