La Ética como Virtud de Derecho Moral hacia uno mismo y los demás.

Comparte este artículo..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin

Por Omar Avelizapa Moreno

En ocasiones hemos  escuchado decir, realízalo con Ética, hazlo con Ética, ocupa tu Ética,  pero en realidad  sabemos  que es la Ética, bueno aquí mencionaré el concepto etimológico de Ética de acuerdo con José  Ferrater Mora  que dice “el termino Ética deriva del griego EOos que significa costumbre”, por lo tanto la Ética  sea definido frecuentemente como la ciencia de las costumbres y se usa en diferentes sentidos.

Algunos de esos sentidos son los siguientes, como orden moral, como estructura fundamental de ideas  morales, así también como la conducta moral de un individuo,  como carácter, y forma o manera de ser; algunos pensadores también le llaman  filosofía de lo moral.

Los seres humanos  en un sentido amplio  tenemos dos esferas en las cuales manifestamos nuestra manera de  ser y lo referente a la conducta interna  que se regula por la Ética y la relativa a la conducta externa regulada por el Derecho  y la Ética.

Aquí sí quiero aclarar el termino carácter, porque en  muchas ocasiones  pensamos  diferente,  de lo que en realidad significa, que es tener cordura, control de sí mismo, equilibrio, vivir bajo ciertos principios  y no dejarse dominar por sentimientos o arrebatos.

De  otra manera podemos decir  que debemos actuar aplicando principios  de la razón, y evitando actuar por las emociones o impulsos derivados del temperamento que cada quien pose, pero el carácter si se puede ir modificando poco a poco.

En otro contexto podemos decir que la Ética es una rama de la Filosofía  que estudia los deberes morales del hombre y permite distinguir entre el bien y el mal, así mismo se puede decir que la Ética es una disciplina normativa que forma parte de la Filosofía.

Pero que es un deber moral, de acuerdo con Ángeles Martin Colea, “es la presión de ejercer la razón  sobre la voluntad  frente a un valor”, en este caso se toma en cuenta la virtud, para esto lo entendamos en la vida cotidiana, que un deber moral es el que nos obliga sin que sea necesario un agente externo, o poder público que nos presione para que esto se cumpla o se lleve a cabo.

Esto sucede, en ocasiones cuando se tiene duda moral para cumplir hacia uno mismo o para el  prójimo, y que no se requiere una imposición que presione dicha obligación más que nada, se genera del interior de uno.

Correo omaram-72@hotmal.es

Comparte este artículo..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin