Falso el plagio de una menor de edad, con un bebe en brazos.

Comparte este artículo..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin

* Al no llegar a un acuerdo con su padre, madre e hija decidieron fugarse de su hogar, para evitar llegar a un conflicto mayor.

Por Redacción Época N.M.

Huatusco, Ver.- Un presunto secuestro exprés se registró la noche de ayer domingo, momento en que se reportó el plagio de una menor de edad con un bebe en brazos en pleno centro de esta ciudad, misma que había sido abordada a un taxi con dirección a un lugar desconocido, originando un despliegue de corporaciones policiacas.

Lo anterior fue reportado la noche de ayer alrededor de las 21:40 horas, cuando mediante una llamada anónima reportó el presunto “levantón” de una menor con un bebé en brazos, quien era llevada en un taxi de alquiler, por lo solicitaban la presencia de la corporación policíaca.

Elementos de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) y la Policía Municipal se entrevistaron con el afectado de nombre Miguel. A. M., quien señaló que su hija de 15 años había sido plagiada, abordándola al taxi con el número marcado 84, e imprimió velocidad con rumbo desconocido.

De manera inmediata las fuerzas del orden iniciaron una fuerte movilización policiaca, en los primeros cuadros de esta ciudad y sus comunidades, las cuales eran verificadas exhaustivamente y colocaron retenes de localización, para capturar a los plagiarios y rescatar a la menor que en esos momentos tenía un bebé en brazos.

Fue a la altura de la Avenida 13, entre calles 28 y 30, de la colonia Reserva Territorial donde visualizaron las características de un auto del alquiler, por lo que le marcaron el alto y al interrogar al chofer explicó que llevaba a dos mujeres, con un bebe, como pasajeras.

La mujer de nombre Petra H., expresó que su hija menor había sostenido una calurosa discusión con el padre de la joven (Miguel A. M.), y al no llegar a un acuerdo ambas partes decidieron fugarse de su hogar, para evitar llegar a un conflicto mayor.

Al punto, asistió Miguel (padre de la menor), confirmando la versión de las féminas, quienes al final iniciaron un dialogo, llegando al acuerdo, que la adolecente se iría a vivir a la casa de su madre, mientras arreglan sus diferencias, pidiendo disculpas a los uniformados por causar una persecución policiaca.

Comparte este artículo..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin