DESDE HUATUSCO | En memoria de los 25.

Comparte este artículo..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin

Por Roberto García Justo

“El mejor amigo del hombre”, es una frase que hemos escuchado cuando le damos un sentido especial o sentimental por la dicha de tener la cercanía de un animal de cuatro patas. Estas cinco palabras quedan resumidas con exactitud a partir del año de 1869, con un suceso que marcó la historia en el mundo canino. Charles Burden era dueño de un hermoso can de  raza galgo a quien había puesto por nombre Old Drum, traducido al español quiere decir viejo barril. Fue acribillado de un balazo de escopeta por su vecino Leónidas Hornsby, que  había amenazado con matarlo mucho antes.   

Después de lo ocurrido, el señor afligido señor  Burden se presentó ante la autoridad competente para denunciar lo que consideró un  cruel crimen. Se abrió el proceso un año después,  la corte convocó a juicio  en donde el abogado defensor, un hombre de gran sensibilidad, George Graham Vest, prometió públicamente ganar  o  disculparse personalmente  con los canes de Missouri. El Juez escuchó los testimonios de ambas partes, además  de los testigos. Quedando el escenario listo para la participación del abogado que inició su discurso:

“Caballeros del jurado… El  mejor amigo que un hombre pueda tener, podrá volverse en contra y convertirse en su enemigo. Su propia hija o hijo, a quienes crio  con amor y atenciones infinitas, pueden demostrarle ingratitud. Aquellos que están más cerca de nuestro corazón, a quienes confiamos nuestra felicidad y buen nombre, pueden convertirse en traidores. El dinero que un hombre puede tener, también podrá perderlo, se volará en él momento que más lo necesita. 

La reputación de un hombre quedará sacrificada por un momento de locura o debilidad. Las personas están dispuestas a caer de rodillas para honrar sus éxitos, pero serán los primeros en arrojar la  piedra escondiendo la mano cuando el fracaso coloque nubes sobre nuestro porvenir. El perro único, absoluto y mejor amigo que tiene el hombre, que está a su lado en la prosperidad y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. Dormirá en el frío piso  o donde sopla el viento y cae la nieve, solo para estar junto a su amo.

Besará su mano aunque no tenga comida que ofrecerle, lamerá las heridas y amarguras que produce el enfrentamiento con el áspero mundo. Si la desgracia deja a su amo sin hogar y amigos, el confiado perro solo pide el privilegio de acompañarlo para defenderlo contra todos los enemigos. Y cuando llega el último aliento y la muerte hace acto de presencia, después de los funerales y llevar el cuerpo al panteón, en la solitaria bóveda, sin importar que amigos y familiares se hayan retirado, ahí junto a la tumba se quedará el noble animal con la cabeza entre las patas. Con los ojos tristes pero alerta, demostrando que su sincero corazón se encuentra más allá de la muerte.” (Fuente: intenet)

En la  sala reinaba el más profundo silencio, los presentes se conmovieron hasta soltar una lágrima. No había más que decir, los miembros del jurado decidieron por unanimidad declarar culpable al agresor, por lo que se le decretó una multa de 450 dólares, que significaba la más alta establecida que estaba fijada en  50. Lo sobresaliente es que dejó en la historia una ejemplar sesión marcada para que a partir de ese momento “El perro  es considerado el  mejor amigo del hombre”. 

Después de la masacre de perros en la Colonia Antorchista, ahora nos toca asimilar la de  Xocotla.  Donde se dice que 25 de esta especie fueron envenenados con una cuota mayor de zopilotes que cayeron en aras del servicio. 

Comparte este artículo..
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin